Las palabras

Cuando tenéis que decir algo bueno, hablad, cuando tenéis que decir algo malo, callad. (1, 1993)


Las palabras pronunciadas de manera suave ganan la confianza, tranquilizan, nos expanden, nos adentran en un mundo bello. Dios no está ni en las tempestades, ni en los truenos, sino en la voz silenciosa. Las palabras pronunciadas de una manera suave son palabras pronunciadas con amor. (1, 899)


Cada palabra que dirigís a una persona debe ser como una piedra preciosa para ella y donde sea que vaya debe recordar esta palabra vuestra. También cuando dirigís vuestra mirada a una persona, debéis mirarla de tal manera que esta dulce mirada se quede gravada en él para siempre. (1, 1134)


El hombre no tiene el derecho de decir cualquier cosa porque al pronunciar una palabra el esta creando algo, es responsable de ella. Alguien te dice una palabra y no puedes olvidarla en diez años. A veces apenas mueves tus labios y ya se convierte en todo un asunto. (2, 2065)


¿Por qué se estropean las relaciones entre las personas? Porque estos no saben como hablar.¿Por qué se estropea el amor entre las personas? Porque no saben como hablar. (2, 2047)


Si sepáis pronunciar correctamente las palabras Vida, Bondad, Amor, Sabiduría, Fuente, Cristo, Espíritu crearéis una atmósfera especial alrededor vuestro. (2, 2482)


Si no quieres tener problemas no elogies el bien y no condenes el mal. (2, 2604)


Cada palabra posee color propio. También cada letra. Cada tono musical tiene su color. También cada número posee un color determinado. (1, 1081)


Bibliografía:

  1. Beinsá Dunó, Sagradas palabras del Maestro, Tomo 2, Sofía 1994

  2. Beinsá Dunó, Sagradas palabras del Maestro, Tomo 3, Sofía 1994