La salud

El Amor renueva la vida de las células. Aquel que vive con Amor y cariño se renueva. El Amor se debe convertir para nosotros en un proceso renovador. (1, 865)

 

La principal tarea de la ciencia es ofrecer un conocimiento que asegure la buena salud del hombre. (3, pag. 57)

 

Algún día, cuando el hombre se convierta en dueño de su cuerpo, alcanzará una gran ciencia que le revelará la inteligencia de las leyes que dirigen el cuerpo del ser humano. Esta ciencia demostrará lo que es en realidad el hombre como ser físico y espiritual.(3, pag. 56)

 

Toda enfermedad es el resultado de la violación de una ley Divina. (4, pag. 91)

 

Las enfermedades se les dan a los hombres para que estos adquieran la humildad. Cada enfermedad es una tarea que el discípulo debe resolver. (4, pag. 89)

 

Cada enfermedad es para el hombre una tarea para resolver. Al resolver la tarea él mismo saca el bien que esconde la enfermedad. Si el hombre se revela, el bien se esconde de él. Cuanto más se revela uno, más enfermedades lo asaltan. En este sentido los hombres son especialistas en crear enfermedades. (4, pag. 101)

 

Es necesario que incluso la gente más sana pase por la enfermedad. La enfermedad es un tipo de armonización. Las enfermedades son harmonizaciones musicales. Cuando el Señor quiere que las personas sean más sensibles, más suaves, las hace pasar por la enfermedad. La gente más celebre ha pasado por la enfermedad. Tolstoy enfermó varias veces y después de cada enfermedad tuvo una revelación mayor. No creáis que estar enfermo es una desgracia. (4, pag. 90)

 

Hay enfermedades que se deben a la falta de amor, otras a la ignorancia y unas terceras a no respetar las reglas más elementales de la higiene. Algunas se deben a la mentira, otras a ciertas preocupaciones, a veces se deben a causas que vienen del pasado y a veces a la disminución de las vibraciones del organismo. (1, 1157)

 

La salud depende de la correcta alimentación, de la correcta respiración, de la correcta manera de pensar, sentir y actuar. Sabiendo esto, el hombre debe seleccionar sus alimentos, elegir su manera de pensar y sentir. La salud está relacionada con la moral y la moral representa la parte externa de la vida espiritual.

Cuando os encontréis con una persona sana, observareis que su rostro desprende ánimo y frescura. Tal hombre es positivo y decidido. Se ha despertado en él el principio Divino y como resultado ha obtenido una profundidad en sus pensamientos y sentimientos. (4, pag. 78)

 

Todas las enfermedades provienen de una vida inferior. La vida sublime produce la salud. (1, 1219)

 

Cuando los errores cometidos por la humanidad no se suprimen de una manera inteligente se liquidan a través de la guerra. También la enfermedad es una guerra. La enfermedad a su vez aniquila muchos inconvenientes. Los pensamientos incorrectos, los sentimientos incorrectos y los actos incorrectos siempre se liquidan a través se la enfermedad. (1, 1306)

 

Mientras no corrija su vida el hombre no puede mejorar su salud. El hombre sano es grato para todos.

(1, 1729)

 

La bondad refuerza el sistema nervioso. En general la salud depende de la fuerza de la bondad. (2, 2543)

 

La salud puede ser humana, angélica o Divina. Puede darse el caso de que un hombre sea sano físicamente, que tenga buena disposición de comer y beber, pero que no sea sano espiritualmente, que no esté dispuesto a realizar un acto de bondad. Practicando la bondad el hombre se alimenta espiritualmente. Si no tiene ganas de hacer el bien significa que esta enfermo espiritualmente. Que un hombre sea sano espiritualmente significa que posee sentimientos saludables y resistentes. (4, 80)

 

El Amor es el remedio para todas las enfermedades, la armadura contra todo s los venenos y males. (2, 2276)

 

Cuando empieces a amar a un hombre bueno, sanarás. Cuando comiences a creer en Dios, sanarás. Cuando te conectes con la Inteligencia, con Dios, sanarás.

(1, 977)

 

Para no enfermar el hombre se debe alimentar con los frutos del Espíritu: Amor, Paz, Alegría, Infinita Paciencia, Benignidad, Abstención, Misericordia. Si no se alimenta de ellos uno se encuentra con las fuerzas negativas de la naturaleza y experimenta el odio, la sospecha etc. (1, 1181)

 

En el futuro se utilizarán las siguientes medicinas: después de haber cometido un error lo corriges y sanas. Cuando estás enfermo debes dirigirte a Dios para pedir ayuda. Te duele la pierna. Debes aprender a amarla, debes acariciarla, debes cantarle. (1, 799)

 

Al amarse a sí mismo el hombre se renueva, al amar a su prójimo al hombre se renueva y también al amar a Dios el hombre se renueva. Amar a Dios, he aquí el oro. Amar al prójimo, he aquí la plata, mientras que amarse a sí mismo es la roca.¿Por qué uno debe amarse a sí mismo? Para sanar a su cuerpo. El hombre debe amar a su prójimo para sanar su corazón, mientras que aquel que quiere tener éxito en todos sus asuntos, debe amar a Dios. (1, 920)

 

Si queréis estar sanos mantened en vuestras mentes la imagen de la gente sana y desead salud para todos los hombres. (1, 1393)

 

Debéis masticar bien vuestra comida. Con el acto de comer deprisa comienzan muchas enfermedades. Existe cierto prana que se recibe en la boca, a través de la lengua. Si el estómago no puede cumplir con su trabajo( cuando el alimento no está bien masticado por los dientes) en la sangre ingresan ciertos posos que se depositan en las articulaciones y la persona empieza a enfermar.

(1, 1600)

 

Mientras el hombre no corrija su vida no puede mejorar su salud. A un hombre sano todos lo aman: el tiene un buen corazón y siempre está dispuesto a hacerte un favor. Si queréis estar sanos y ser libres debéis poner a trabajar vuestra mente, corazón y cuerpo.

Vuestra salud depende de la correcta alimentación, de la correcta manera de beber, de la correcta respiración y del correcto modo de pensar. (1, 1946)

 

El aire es un deposito de energía Divina. La vida ha depositado en él sus energías. El aire es la mayor reserva de energía de vida. (4, pag. 164)

 

El aire es portador de electricidad y magnetismo. Esta energía pasa por la nariz de una persona y renueva su sistema nervioso. A través de la respiración podéis conseguir que vuestro cerebro piense correctamente, que vuestro corazón sienta correctamente y que vuestro estómago funcione bien. (4, pag. 164)

 

Para recibir, junto con el aire, el pensamiento Divino que hay en él, uno debe respirar concientemente. Respirar correctamente aumenta la memoria, facilita la reflexión y la recepción del elemento Divino. (4, pag. 165)

 

La salud está en relación con la respiración consciente. Es por eso que al menos tres veces al día, por la mañana, al mediodía y por la noche antes de ir a dormir, debéis dedicar 10 o 15 minutos a respirar conscientemente. Al respirar se debe dar gracias por el aire que se recibe y también por la bendición que se esconde en el aire. Este es el significado de la respiración consciente. (4, pag. 166)

 

Ahora, al hablaros sobre la respiración profunda no tengo en mente aconsejaros ejercicios especiales. Los hindúes tienen ejercicios especiales de respiración que no son apropiados para los europeos. Si los europeos practicasen estos mismos ejercicios se encontrarían con grandes contradicciones. Es por eso que también os lo digo a vosotros: respirad profundamente intentando hacerlo de manera suave y rítmica. Al respirar profundamente al principio sentiréis cierta barrera pero al insistir ésta desaparecerá y al respirar obtendréis la libertad. (4, pag. 167)

 

Si sabéis respirar os podréis quedar en la Tierra hasta una edad avanzada. Si no respira correctamente uno se va al otro mundo antes de tiempo. La larga vida depende de la respiración profunda y correcta. La respiración, a su vez, depende de la correcta manera de pensar y sentir. Respirad profundamente y pensad que la bendición de Dios viene al hombre a través del aire. (4, pag.168)

 

En el futuro el alimento, el agua, la luz, el aire, las palabras dulces, el intercambio con la gente buena, serán vuestras medicinas. (2, 2641)

 

Cada color está relacionado con cierto tipo de fuerzas en el organismo del hombre. (4, pag. 187)

 

Toda enfermedad se puede curar a través de la luz: la luz roja, azul, amarilla, naranja, violeta, según la enfermedad se elige la luz. Si sufres tanto por falta como por sobrecarga de luz en tu organismo, estas expuesto igualmente a manifestaciones erróneas, tanto físicas, como psíquicas. ( 4, pag 186-187)

 

Cada movimiento, consciente o inconsciente, es una función de algo. Mediante sus movimientos uno recibe o envía una parte de su energía. El hombre debe realizar movimientos conscientes y aplicarlos en su vida física como un método de transformación. (4, pag. 192)

 

La Paneuritmia mantiene la armonía entre el sistema respiratorio, el sistema cerebral y el sistema digestivo, igual que entre la mente, el alma y el espíritu. (5, pag. 54)

 

En la Paneuritmia existen movimientos para rejuvenecerse: los viejos los hacen para rejuvenecer y los jóvenes para no envejecer.

Al realizar los ejercicios enseguida sentís un flujo de energía y satisfacción. De lo contrario, cada falta de energía vuelve al hombre descontento. (5, pag.55)

 

Todos los movimientos que están de acuerdo con las leyes de la naturaleza tienen su razón de ser, y pueden curar las personas. (4, pag. 192)

 

Bibliografía:

  1. Beinsá Dunó, Sagradas palabras del Maestro, Tomo 2, Sofía 1994

  2. Beinsá Dunó, Sagradas palabras del Maestro, Tomo 3, Sofía 1994

  3. D-r Iliyán Strátev, “Filosofía de la salud según el Maestro Dánov”, Sofía 1994

  4. Pétar Dánov, Salud, fuerza y vida ( El libro está redactado por la d-ra Svétla Báltova), Plovdiv 2004

  5. El maestro Beinsá Dunó, Harmonización del alma humana, Tomo 2, Sofía 2000