La Sabiduría

La gente sufre porque no es sabia. Es la Sabiduría la que da la luz y el conocimiento. Mientras juzgas, mientras te revelas y quejas, estás lejos de la Sabiduría. (2, 2174)

 

Cuando te vuelves humilde, estás cerca de la Sabiduría.(2, 2151)

 

El sabio encuentra la felicidad en todo lugar y en todas las cosas, mientras que el hombre ordinario la encuentra sólo en cosas y lugares específicos. El estúpido, a su vez, encuentra la desgracia en todo lugar y en todas las cosas. (2, 2454)

 

La humildad es cuando lo tienes todo: fuerza, conocimiento, riqueza es decir: “Señor, todo esto te pertenece a Ti.”

Sólo a través de la humildad uno puede entrar en contacto con los mundos superiores y adquirir la Sabiduría. (2, 2152)

 

La Sabiduría representa el camino más difícil en la vida de un hombre. No existe camino más difícil que el camino de la Sabiduría. Cuando alguien me habla de la sabiduría Divina yo comprendo toda la luz del espacio ilimitado que nunca se apaga.

 

La Sabiduría es la conexión entre las mentes de todos los seres inteligentes. La verdad es nuestro común anhelo de estar en contacto unos con los otros y formar un movimiento integral en la vida. (2, 2111)

 

El conocimiento es únicamente aquello que hemos experimentado, lo demás es tan sólo una suposición. (2, 2538)

 

La Sabiduría no se obtiene de fuera, ya que está dentro de nosotros. De fuera se obtienen las condiciones para aplicar esta Sabiduría. (1, 1832)

 

La Sabiduría no aporta la felicidad. Es tan sólo una condición para la evolución del hombre y en este proceso de evolución el hombre pasará sin duda alguna por el sufrimiento. Aquel que sea capaz de aprovechar esta condición adquirirá la Sabiduría. Y si tiene Sabiduría, en su interior también tendrá El Amor. (2, 2233)

 

La Sabiduría es el mayor bien del Cielo. Es la mayor riqueza imperecedera de la cual puede disponer el espíritu humano. La Sabiduría es un mundo donde desde los tiempos inmemorables se esconden todas las cosas que Dios ha creado, que los seres elevados han creado y que el hombre ha creado en la Tierra. De este mundo de la Sabiduría fluye el verdadero conocimiento que está disponible también para nosotros. Y cuando este conocimiento haya traspasado los tres mundos, el Divino, el espiritual y el material, y haya dado su fruto en ellos, entonces se hará realidad para nosotros. (2, 2128)

 

La Sabiduría es una fuerza que todo hombre puede adquirir, pero no de repente, sino poco a poco, con el paso del tiempo. La Sabiduría es algo más que el conocimiento. Es absoluta, no hay en ella ni confusiones, ni teorías. Con la Sabiduría buscamos la verdad de las cosas. Quien busca la Verdad obtiene más luz. Y en la mente de aquel que piensa hay más luz. La luz está relacionada con la Verdad, mientras que la Verdad es el móvil de la Sabiduría. La Sabiduría es un camino para todos aquellos a quienes Dios se manifiesta y quienes aprenden a servirle.

El único camino que lleva al verdadero conocimiento es la Sabiduría. (2, 2150)

 

En el universo todo es razonable. Es la mente la que dirige toda manifestación. Dios piensa en nosotros continuamente y nosotros también deberíamos pensar en Él de esta manera. Sé limpio como la luz. Transparente como el agua. Abundante como el Amor. Luminoso como la Verdad. Armonioso como la Sabiduría. Resistente como la Bondad. (1, 1767)

 

Si veis a un hombre realmente bello, sabréis que el vive en la Sabiduría. Únicamente los sabios son bellos. (2, 2232)

 

Los hombres inteligentes aprovechan las condiciones presentes, los hombres estúpidos, las condiciones del futuro. Los hombres inteligentes aprenden de las experiencias de los demás y de su pasado, mientras que los estúpidos aprenden de sus propias experiencias y de su futuro. (2, 2001)

 

La Belleza es la manifestación exterior de la Luz que proviene de Dios. Un hombre bello refleja la luz de Dios en los demás. (1, 941)

 

El sabio influye sobre los hombres ordinarios a través de sus pensamientos. El pensamiento es una gran fuerza cuando es puro, luminoso y justo. En realidad ¿Qué es la magia? Es Sabiduría. (2, 2186)

 

Cuando la Sabiduría se instale en vosotros os hará puros, pacíficos, agradables, prudentes, obedientes. Introducirá en vosotros la objetividad, la misericordia y todos los frutos buenos. (2, 2296)

 

Cuando andáis por el camino de Dios vuestra mente y vuestro corazón están tranquilos, lo observáis todo con indulgencia, os sentís alegres y despejados. Al desviaros de este camino aparecen diversas perturbaciones: es un pequeño diagnóstico para saber en qué camino os encontráis. (2, 2492)

 

Llega para vosotros una tempestad: es para mejorar vuestra vida. Viene la escasez: es para vuestro bien. Vienen dificultades y enfermedades: son para vuestro bien. Lo bueno es para bien, igual que lo es el mal. (2, 2628)

 

Bibliografía:

  1. Beinsá Dunó, Sagradas palabras del Maestro, Tomo 2, Sofía, 1994

  2. Beinsá Dunó, Sagradas palabras del Maestro, Tomo 2, Sofía, 1994