El Amor

El Amor y el cariño

 

El Amor es la realidad sublime, lo Divino en el mundo. Todo el universo en su conjunto, todo el mundo físico es Amor manifestado, Amor materializado. El ser humano, como parte de esta Unidad del mundo, está sumergido en el Amor. El Amor es lo esencial en el mundo. (2, 2163)

 

El Amor es una manifestación de Dios. El Amor es la fuerza vital que mantiene el correcto funcionamiento de todo. Es ella la que da vida a todos los seres. Es la fuerza que lo sostiene todo. A través del Amor se alcanzan todos los ideales de la humanidad y del alma humana. El Amor introduce lo nuevo en el mundo. (2, 2135)

 

El Amor comprende el servicio. Amar es servir, voluntariamente, con alegría. La madre sirve a sus niños y a su marido porque los ama. El Amor mueve a todos los seres. (2, 2171)

 

Mantengan una buena disposición de vuestros corazones. Que desaparezcan todos los agrios sentimientos, pensamientos y acciones. No existe en el mundo cosa más hermosa que el Amor. Que agradable es tener a un ser con el que puedes contar en absoluto. Que tengas una completa confianza en él y que durante todas las tempestades de la vida no se infiltre miedo alguno en vuestra alma. Tal cosa es el Amor. ¿Acaso no es el Amor el que nos lleva en al espacio? Toda cosa hecha con Amor es buena. (2, 1521)

 

Amar a alguien, esto significa iluminarlo con tu pensamiento y sentimiento del mismo modo como el Sol nos ilumina con su Amor. El mal se funde delante del Amor. El Amor convierte los errores y las debilidades en virtudes. En la presencia del Amor el muerto resucita, el enfermo sana , los metales ordinarios se transforman en oro y diamantes, el que no posee talentos los obtiene. Para poder manifestarse el hombre necesita el Amor. (2, 2173)

 

El hombre actual no está todavía preparado para recibir el Amor directamente y en toda su fuerza y plenitud.

Al amar sanaréis vuestro corazón. El Amor, como una fuerza poderosa, sanará vuestro corazón. El Amor posee cierto aroma. Este aroma es un sacrificio que Dios percibe. Es entonces cuando el Señor está contento, cuando el Amor es el sacrificio en el altar de mi corazón. (2, 2020)

 

Aquello que confunde la mente, es tan sólo un sentimiento, no es amor. Al rozar el Amor, el muerto resucita, el estúpido se vuelve inteligente, el enfermo se sana. El Amor introduce en el hombre la vida, prana vital. La falta de Amor debilita al hombre. El Amor es la música más sublime, la poesiílla más bella, la mejor oración. (2, 2115)

 

El Amor excluye la impureza, el sufrimiento, el odio, toda manifestación negativa. Allí donde se instala el Amor hay alegría, jubilo, expansión, libertad. Quien quiere ser inteligente, capaz, feliz debe amar. Yo no hablo de lo que los humanos llaman amor: esto son pasiones, sentimientos, penas, brebaje.

Es suficiente que el Amor penetre tan sólo por un minuto en el alma del hombre para que este ilumine su mente, para que se armonice con los seres de toda la Tierra, con todo el universo. (2, 2108)

 

El Amor esconde una fuerza mágica. Es una llave que abre todo lo que está cerrado. El Amor transforma las fuerzas negativas en positivas, eleva al hombre desde la tierra hacia el cielo. Es una fuerza que crea y madura, consuela, resucita y sana. Es el Amor quien mueve todo en el mundo. (2, 2127)

 

Cuando un hombre se ama a sí mismo se renueva, también se renueva cuando ama a su prójimo, igual que cuando ama a Dios. Amar a Dios, esto es oro. Amar a tu prójimo es plata, mientras que amarte a ti mismo es piedra. ¿Por qué uno debe amarse a sí mismo? Para sanar su cuerpo. El hombre debe amar a su prójimo para sanar su corazón, mientras que aquel que quiere tener éxito en todo debe amar a Dios. (1, 2134)

 

El Amor es sordo para todas las palabras malas y ofensivas. No se puede ofender el corazón de aquel que ama, ni tampoco ensombrecer a su mente o perturbar a su alma. El sonreirá a todas las ofensas y amarguras. El Amor es una fuerza invencible y todos la podéis tener ya que se obtiene por gracia y sin violencia. En lo que concierne a la Sabiduría y la Verdad, allí pagaréis con vuestra sangre. Sólo el Amor se da gratuitamente. (2, 2315)

 

Cuando os encontráis con alguien que no os gusta, buscad en él un rasgo bueno y amadlo precisamente por esta cualidad.

Porque Dios vive en él, debéis amarlo porque si no es como si no amarais a Dios.

Aquel que os ama os hará favores, os ayudará en los momentos más difíciles de vuestra vida. (2, 2116)

 

El que ama es el Dios en el hombre, no el propio hombre y es por eso que no puedes exigir que te amen. El Amor no se da a la fuerza. Buscad el Amor en vuestro interior y no fuera de vosotros. Mientras buscáis el amor en los demás y no en vosotros mismos , siempre estaréis expuestos a ciertas decepciones y contradicciones. (2, 2133)

 

 

Tú debes amar: eso es lo Divino. Querer que te amen a ti es violencia. Nadie debe entrometerse en el amor de los demás. (2, 2209)

 

El hombre no puede vivir fuera del Amor porque se ahogaría.

Todas las cosas anormales e inapropiadas, todo sufrimiento provienen del hecho de que el hombre ha salido del ámbito del Amor Divino. La vida verdadera está dentro de este Amor. La longitud de vuestra vida, vuestra felicidad y cultura dependen de este ámbito del Amor.(2, 2205)

 

Sólo el Amor es capaz de resolver todas las cuestiones sociales. Aquel amor que produce inquietud, preocupaciones y angustias no es un amor verdadero.(2, 2158)

 

Amar es desear el bien para los demás de la misma manera como lo deseas para ti mismo. El Amor incluye el bienestar de todos los seres. El Amor es el elixir de la vida que el hombre siempre anda buscando. Donde esté el Amor, allí esta la armonía. (2, 2137)

 

El Amor es la armonía del Espíritu.

El Amor ha creado a todos los organismos, a todos los seres. El Amor ha dado luz a todos los soles. (2, 2289)

 

El Amor es el elixir de vida de todos los tiempos y de todas las épocas. Allí donde está el Amor reina la armonía. (2, 2290)

 

A través del Amor el hombre reconoce a Dios en la naturaleza. Para él todo toma vida: las piedras, el agua, el viento. Entonces comprende que Dios está presente en todas las cosas. Allí donde está el Amor hay vida, luz y conocimiento. El Amor aumenta la luz de la mente humana, el calor del corazón y la fuerza del cuerpo. El pensamiento saludable viene de la luz que el Amor contiene en sí. (2, 2291)

 

El Amor Divino es una ley por sí misma. Es una gran fuerza que no obedece a ninguna ley, pero libera a quienes están limitados, oprimidos y subyugados. El Amor libera de la esclavitud del egoísmo, del pecado y de la muerte. (2, 2292)

 

El Amor es la cima más alta del mundo. La Sabiduría es la fuerza más grande en la vida. La Verdad contiene en sí la vida más bella. (2, 2293)

 

El Amor es una fuerza viva, que proviene de lo sublime, de lo Divino. El Amor es una fuerza constante, una fuerza inteligente en el mundo, dentro de la cual vive y habita el mismo Dios y es por eso que el Amor es la única fuerza que se obedece tanto por el bien, como por el mal. (2, 2238)

 

El impulso evolutivo depende del Amor y luego la Sabiduría viene a ayudar. Todo desarrollo depende de lo pequeño y no de lo grande. Lo primero es la pequeña semilla y luego el gigantesco roble.

El Amor ilumina las conciencias de los distintos seres según el grado de su evolución.

Dios está en el Amor. (2, 2122)

 

El hombre debe estudiar por amor al conocimiento como algo Divino. Dios es el Maestro del hombre. Los pensamientos de Dios, sus sentimientos y deseos no son como los nuestros. Dios se manifiesta bajo forma de un ideal que se esconde en el interior, como una luz interior dentro del hombre. A través de esta luz el hombre comprende cómo debe ser el amor verdadero. (1, 1959)

 

Para que ingreses en el reino de Dios debes entrar por la puerta del Amor. El hombre es una obra que Dios está terminando. Vosotros estáis diseñados para realizar un gran trabajo en la naturaleza. (1, 805)

 

Trabajad sobre vosotros mismos. No tendréis mejores condiciones que estas en vuestras vidas actuales. Si tienes Amor, Dios te escuchará antes de que tu Le pidas. Cuando se habla del Amor, yo huyo de la monotonía. El Amor tiene muchas formas, hay en El una gran diversidad. Aquel Amor del cual os estoy hablando apenas ahora entra en el mundo. Si amas a una persona y esta se vuelve buena, la amas de verdad.(2, 1312)

 

Bibliografía:

1.Beinsá Dunó, Sagradas palabras del Maestro, Tomo 2, Sofía, 1994

2. Beinsá Dunó, Sagradas palabras del Maestro, Tomo3, Sofía, 1994